Servicios de adoración y predicación Domingos 11am y Miércoles 7pm

La gloria de Dios es la prioridad

Glorificar a Dios… y disfrutar de él para siempre

  • La gloria de Dios es la prioridad máxima y propósito principal de todas las cosas.


  • La motivación principal de nuestra vida no debe ser nuestro propio interés, beneficio o conveniencia, sino la gloria de Dios.


  • Cuando la gloria de Dios es nuestra motivación principal sus atributos perfectos (como santidad, amor, misericordia, justicia, etc.) se reflejan en nuestro carácter y acciones. 


  • Cuando nos exaltamos a nosotros mismos la imperfección de nuestra naturaleza pecaminosa se refleja también en nuestro carácter y acciones. 


  • Glorificar a Dios es vivir en continua adoración. La adoración es “una dramática celebración de Dios en su suprema dignidad de tal manera que su dignidad viene a ser la norma e inspiración de nuestro diario vivir.” (Ralph Martin). 


  • Como creyentes adoramos a Dios en todo momento y con todo lo que hacemos, decimos, sentimos o pensamos. 


  • Glorificar a Dios es encontrar deleite en la fuente suprema de infinito e inagotable bien quién es Dios mismo. Dios mismo es nuestra porción y herencia.


  • Solo se glorifica a Dios en la medida que encontramos nuestro máximo deleite y gozo en Él.


  • Encontrar nuestro máximo deleite y gozo en las cosas temporales de este mundo es una alta ofensa a Dios, un acto de idolatría y traición a su majestad y gracia. 

image22